Esperanza Andrade – Senadora de la República

Colombia espera con ansiedad y moderado optimismo el principio de la solución a la crisis del paro nacional, que deberá contemplar plenas garantías para la protesta pacífica y nunca se repitan bloqueos de vías. Y debe ser el punto de partida para dar respuesta a los históricos problemas y desigualdades sociales que asedian a millones de compatriotas.

Es urgente proponer y encontrar soluciones a través del diálogo y la concertación sincera, sin cartas marcadas, entre el Gobierno y el Comité del Paro, con la participación amplia a diferentes sectores de la sociedad. Pero no deben ser pasajeras, para salir de la coyuntura, sino que eviten protestas y crisis similares en el futuro. 

La agenda de trabajo y las iniciativas que se pongan sobre la mesa deben estar aterrizadas, con alta probabilidad de llevarlas a cabo, y en realidad respondan a los inmensos desafíos que atraviesa el país y a las expectativas de la gente.

Ya hay avances. Se retiró la reforma tributaria que golpeaba a los sectores vulnerables y a la clase media. Una nueva no debe apuntalarse en redefinir el IVA, sino concentrarse en revertir beneficios tributarios otorgados hace dos años; elevar la retención en la fuente para dividendos y expedir un nuevo impuesto al patrimonio. Esos cambios deben ser permanentes, no transitorios. La solidaridad del sector empresarial, ya anunciada, será fundamental y permitiría no impactar a las personas y solucionar el déficit fiscal de la Nación.

También, se extienda los auxilios para el pago de la nómina; y ampliar por más tiempo los beneficios a los hoteles, al turismo y se implementen nuevas medidas de alivio.

Con urgencia y apoyo nuestro en el Congreso debe trazarse un plan de emergencia de empleo para mujeres y jóvenes (extender la Matrícula Cero), además de darles educación y capacitación. Reformar el sistema financiero, y crear una sobretasa financiera asumida por las entidades bancarias, con la exigencia de no trasladarla a los clientes. Una renta básica a los más pobres, nuevos auxilios para las micro empresas por la pandemia y recapacitación para que nuestros trabajadores se ajusten al cambio tecnológico.

La financiación puede provenir de las regalías (hay 5 billones de pesos por gastar y 22,3 billones más que los territorios podrían comprometer ya, así no los tengan a la mano), de traslados presupuestales, medidas de austeridad del gasto público, reducir el costo burocrático y fusionar entidades públicas.

Personalmente, propongo se replanteen los planes de desarrollo nacional, departamentales y municipales para sintonizarlos con las actuales circunstancias de un nuevo país; lo mismo que diseñar un revolucionario modelo económico para atender los sectores sociales más necesitados. Planear y ejecutar programas de saneamiento fiscal para depurar las finanzas del Estado.

Con esperanza, creemos que son razones para reconstruir la economía y el país porque los colombianos no soportamos más los niveles de miseria y desigualdad que vivimos, empeorados por el virus y un paro indefinido.

Esperanza Andrade Serrano
Senadora de la República y vocera del Partido Conservador

Abrir chat
1
Hablemos
Hola 👋