Esperanza Andrade – Senadora de la República

Aunque pocos lo saben, y eso me preocupa porque entendemos la relevancia de la jornada para el presente y futuro del país, el próximo 28 de noviembre los jóvenes entre 14 y 28 años elegirán, por primera vez en la historia de Colombia, los Consejos Municipales de Juventud, “mecanismos de participación, concertación, vigilancia y control de la gestión pública e interlocución de los jóvenes ante la institucionalidad”.

Significa que los muchachos podrán participar en la adopción de políticas públicas nacionales, algo muy lógico y que respaldamos porque fueron ellos protagonistas principales de la protesta social nacional donde revelaron su inconformismo.  

Los Consejos actuarán como organismos de interlocución y concertación ante la administración en los temas juveniles; armonizarán la inclusión de las agendas de las juventudes con las respectivas autoridades políticas y administrativas; y ejercerán veeduría y control sobre la gestión pública.

Es formalizar el anhelo de muchos años de los jóvenes de tener el derecho a elegir libremente, de participar en una elección popular en las urnas e intervenir legalmente en el debate de las grandes soluciones que con justicia están reclamando desde hace años.

Pero para avanzar enfocados en lo fundamental, el Gobierno y nosotros mismos hemos empezado a participar en el anuncio de políticas direccionadas a esta población (entre los hombres, las personas jóvenes representan el 22,5% de los colombianos y entre las mujeres el 21,1), la mayoría encaminadas a solucionar problemas de empleo (3 de cada 10 jóvenes entre los 14 y 28 años están ocupados, independientemente de si la actividad que realizaban era formal, por cuenta propia, permanente o temporal) y educación.

El porcentaje de jóvenes catalogados como NINI, es decir, ni estudian ni trabajan en el mercado laboral, ni participan en ninguna actividad de enseñanza o de formación, es del 33 por ciento. Por eso, la expectativa que tienen con la situación actual es regular: el 68,1 por ciento considera que están peor; 5,7 % ve el panorama mucho peor: y 24,2 siente que todo sigue igual.

Anuncios de políticas reales son subsidio de acceso a vivienda; el primer empleo, otorgando incentivos a quien contrate jóvenes sin experiencia; la estrategia Camello Sí Hay, para que las prácticas laborales cuenten como experiencia profesional y la contratación de jóvenes en el Estado. En el Congreso aprobaremos la matrícula cero, gratuita, en universidades públicas para los estratos 1, 2 y 3.  

Y presentaré al Legislativo el proyecto de ley que modifica la edad para ser congresista de la República, que se reduciría de 30 a 24 años. Más adelante informaré de nuevas iniciativas, también para esta comunidad.

Como madre de hijos profesionales, gracias a Dios, sabemos que no es tarea fácil tratar de responder a un dolor y a un descontento de años de la juventud, que la pandemia estalló, pero con fe, esperanza, argumentos, escuchando, dialogando recogeremos las propuestas válidas y realizables para convertirlas lo más pronto posible en políticas concretas de Estado que los beneficien.

Esperanza Andrade Serrano
Senadora de la República y vocera del Partido Conservador

Abrir chat
1
Hablemos
Hola 👋