Esperanza Andrade – Senadora de la República

Con aprecio, empiezo por sumarme a las voces de solidaridad con las víctimas de la pandemia y a la de quienes expresan gratitud al personal de salud que nos cuida, arriesgando su integridad y la de sus familias.

Y paso a destacar que en el Congreso dimos el martes en la noche aprobación a la extensión del Programa de Apoyo al Empleo Formal hasta marzo del 2021, proyecto presentado por el Gobierno, que en principio iba hasta diciembre, como parte de las herramientas de reactivación económica y para el desarrollo del país.

Y celebro lo actuado, en concordancia por el Ejecutivo y el Legislativo, porque hemos insistido en que varios de los debates citados y leyes tramitadas en la emergencia no han estado en la línea de preservar la vida, la seguridad alimentaria y la economía de los colombianos, que, hoy, es prioritario. Valga decir que me preocupa la desconexión con la urgente realidad social, que reclama toda clase de alivios.

Es cierto, se han expedido decretos para afrontar la crisis, pero no han sido suficientes, en veces se quedan en el anuncio y sin la ejecución efectiva. Necesitamos leyes que ayuden y den garantías de salvación a la micro, pequeña, mediana, gran empresas y empleadores independientes, en procura de recuperar empleos y preservar la nómina. 

Es triste estrellarnos con que en ocasiones en el Congreso el estudio y trámite de iniciativas, que buscan establecer o ampliar beneficios, no tienen consenso ni voluntad política para hacerlos realidad, a cambio de diluirse en discusiones interminables que entraban el proceso sin desembocar en soluciones. O nos entretenemos en la legalidad de sesionar virtualmente, cuando más se necesita agilidad y eficiencia.

Entonces, más que reformas de códigos, es deber cooperar, unirnos, en sacar adelante proyectos de importancia actual y general. Disminuir y prevenir la violencia intrafamiliar, disparada en la pandemia; proteger de asesinos y feminicidas a niños, adolescentes y mujeres; atención al adulto mayor. Leyes que fomenten la inversión en el agro y mejoren las condiciones de los campesinos; que sirvan para garantizar el empleo, la oferta y demanda de productos nacionales; la cobertura en seguridad social para todos, para citar unos ejemplos.

El Covid-19 ha generado para el gobierno y congresistas un desafío sin precedentes: tomar decisiones que respondan a los tiempos de crisis, de manera eficaz, efectiva y oportuna, es la meta. No podemos equivocarnos. Por eso, con esperanza y fe, seguiremos trabajando y legislando el periodo que sea necesario para respaldar a los compatriotas y contribuir a la recuperación de diferentes sectores de nuestro país.

Esperanza Andrade
Senadora Partido Conservador