Esperanza Andrade – Senadora de la República

Pese a un escenario de anormalidad y limitaciones por la pandemia del Covid-19 y las protestas sociales del primer semestre del año, el Congreso terminó la tercera legislatura con un balance positivo con el trámite de proyectos de importancia para los colombianos.

En general, destaco la inclusión de las funciones jurisdiccionales a la Procuraduría General; la sobretasa a la gasolina; la transición energética; la posibilidad del acuerdo entre los padres para registrar el cambio del orden de los apellidos; el régimen para departamentos fronterizos; la sustitución de vehículos de tracción animal; el Estatuto Orgánico de Bogotá, entre otros.

Quedó pendiente de segunda vuelta el proyecto que reduce en un mes las vacaciones de los parlamentarios. Se hundieron iniciativas impopulares como las reformas tributarias y a la salud. Mientras, persistiremos en la matrícula cero para los universitarios de estratos bajos.

De nuestra labor legislativa en particular, ratifiqué mi compromiso de desarrollar una agenda a favor de los niños, las niñas, los adolescentes, las mujeres y la familia. Trabajamos como el que creó el Sistema Nacional de Alertas Tempranas para evitar el abuso y violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, pendiente de sanción presidencial, proyecto del que fui ponente. El que reglamentó la prisión perpetua revisable para violadores y homicidas de menores.

‘Ni una más’, que ordena impartir la enseñanza obligatoria sobre la protección legal y constitucional de la mujer a través de la prevención. El que fortalece las comisarías de familia garantizando atención efectiva a las mujeres víctimas de violencia. El proyecto Cabeza de Familia que busca otorgar beneficios a esta población de mujeres en materia de política criminal y penitenciario. Y el de emprendimiento de la mujer, que establece incentivos para la creación y fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas, lideradas por ellas.

Así mismo, apoyamos otros proyectos como el que permite crear garantías a mujeres y hombres cabeza de familia en acceso a servicios financieros; el que promueve la igualdad de la mujer en sectores económicos donde históricamente han tenido poca participación,  disminuyendo la brecha salarial frente a los hombres; el que crea la licencia parental compartida, permitiendo al padre y a la madre tener corresponsabilidad en el cuidado de los hijos recién nacidos; y el que reconoce la licencia de maternidad a edilesas, concejalas y diputadas.

Por último, menciono la llamada ley de comida chatarra que obliga a un etiquetado frontal en los productos con alto contenido de azúcares, sodio y grasas saturadas, para preservar la salud de nuestros niños y niñas.

A nuestros compatriotas, urgidos de esperanza, les garantizo que no bajaré la guardia en la siguiente legislatura para dar trámite a una agenda social y de reactivación económica que tanto reclaman y necesitan los colombianos.

Esperanza Andrade Serrano
Senadora de la República y vocera del Partido Conservador

Abrir chat
1
Hablemos
Hola 👋