Esperanza Andrade – Senadora de la República

Iniciamos un nuevo año rogando al Señor que sea muy diferente al anterior y que de la crisis salgan oportunidades. Claro, también debemos poner empeño en aportar a las soluciones para salir adelante. En ese sentido, tenemos en lo personal una agenda de inmensos desafíos, que cumpliremos con la mayor voluntad, responsabilidad y buen juicio. 

Asumí la vocería en Senado en 2021 de nuestro Partido Conservador, designación que agradezco a la bancada de la Corporación, en un tiempo tan crucial para el país. También a nuestro presidente Omar Yepes y a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, entre otros. El compromiso es defender las ideas y principios del conservatismo en el Congreso e interpretar la posición del Partido en los temas de importancia y trascendencia nacional, que sean de provecho para la mayoría de compatriotas.  

En segundo lugar, haré seguimiento a la aplicación de la ley de concejales, de la que fui ponente (gracias al apoyo del Partido y Confenalcol), la cual ya inició a regir con la sanción del presidente Duque. No permitiremos se quede en una norma que más de 10.500 cabildantes del país mejoren la calidad de vida de sus familias, reciban un trato digno por su labor, mayores honorarios y se les garantice la seguridad social. Es una deuda histórica pendiente con los voceros director de las comunidades, que plasmaremos.  

Otro propósito, que es en general del país, pero nos compromete como senadora de Colombia, es acompañar y hacer seguimiento a la eficiente y transparente ejecución del plan nacional de vacunación contra el Covid 19, enorme desafío para la salud pública, que puede significar la diferencia entre salvar miles de vidas o exponerse a perderlas.  

Desde luego, no es un proceso fácil ni automático. Demanda esfuerzos de miles de personas, de la colaboración de la población y millonarias inversiones. Por eso, el Ministerio de Salud debe tener un cronograma objetivo y realista sobre los tiempos, las fases y toda la logística de la vacunación, con suficiente información para los ciudadanos. La mala experiencia en principio de algunos países que ya iniciaron la inmunización nos debe servir de lección y aprendizaje.  

Y está el propósito de sacar adelante una agenda legislativa que priorice al máximo la reactivación económica, la recuperación y generación de empleo. Apostemos a la infraestructura, a la construcción, servicios, manufactura, turismo y microempresas, sectores determinantes para la redención.  Pero, para tramitarla, debemos unirnos, no más divisiones ni sectarismos, la gente espera es soluciones a sus problemas y necesidades. 

Tenemos fe y esperanza en que las cosas van a cambiar, y nuestro compromiso político y ciudadano es ayudar a que así sea. Feliz año para todos. 

Esperanza Andrade
Senadora Partido Conservador