Esperanza Andrade – Senadora de la República

Empiezo por manifestar mi tristeza y solidaridad con las familias que perdieron a seres queridos por el Covid-19; con quienes sufren la distancia de familiares y amigos, sin verlos ni abrazarlos; y con los colombianos que aguantan la pérdida de bienes materiales, del hogar o el trabajo. Sinceramente, me duele el dolor ajeno.

Pese a la dureza del virus, el país ha logrado preservar una condición ‘estable’ de la condición de salud de sus ciudadanos en gran parte por la excelente labor médica, por el personal de bata blanca, convertidos en los grandes héroes, arriesgando sus vidas, aislándose de sus familias para salvar otras. Gracias por la generosidad.

En el balance anual está nuestra labor legislativa, que, en un periodo atípico, con trabajo en la virtualidad y horarios extendidos, no dudo en calificar como muy positivo y productivo, como lo han reconocido analistas. Resumo: La organización y el funcionamiento del Sistema Regalías, que beneficiará en recursos a los municipios más pobres y productores, donde participé como ponente. La ampliación de la vigencia temporal del programa de apoyo al empleo formal, una de las herramientas aprobadas para responder a la pandemia. La estrategia para la inmunización de la población colombiana, gratuitamente.

La ley que impulsa el emprendimiento, crecimiento, consolidación y sostenibilidad de las empresas; la que adopta medidas en materia de financiamiento para la reactivación del sector agropecuario, que atenderá a más de 140 mil pequeños y medianos productores del campo. La modernización del Código Electoral, especialmente en la paridad de género en corporaciones públicas; la que garantiza el acceso a una vivienda digna en condiciones de equidad y transparencia para todos los colombianos. Y la amnistía para emisoras comunitarias.

En lo particular, destaco nuestras ponencias para establecer la prisión perpetua para asesinos y violadores de niños, pendiente de la sanción presidencial e inicie a aplicar. Igual, la ley que dignifica la labor del 90 por ciento de los concejales del país, de gran impacto social.  Y la que fija medidas para la protección de los animales.

Es cierto, por diversas razones, quedaron tareas pendientes: las reformas a la salud, a la justicia, laboral y política. Y en lo personal, ya radicadas, la prisión perpetua para asesinos de mujeres; la que otorga el estatus de persona a quien está por nacer desde la concepción misma y así prevenir el aborto. Esperamos cumplir en la nueva legislatura.

Amigos, gracias por acompañarme, apoyarme y confiar en mi labor. Con fe, amor y esperanza les deseo un nuevo año lleno de salud, oportunidades y felicidad para todos junto con sus familias. Hoy, más que nunca, necesitamos unirnos, construir en comunidad.

Esperanza Andrade
Senadora Partido Conservador