Esperanza Andrade – Senadora de la República

A sanción presidencial ley de protección animal

Con ponencia de la senadora Esperanza Andrade, la plenaria aprobó en último debate el proyecto que fija medidas para contrarrestar el abandono en las calles de los animales domésticos.

Con ponencia de la senadora Esperanza Andrade, la plenaria de la Corporación aprobó por unanimidad en cuarto y último debate el proyecto que establece medidas para contrarrestar el maltrato y el abandono animal.

Busca que los municipios brinden apoyo a las fundaciones y refugios de animales. El autor de este proyecto es el representante por el Partido Alianza Verde, Fabián Díaz.

Esta iniciativa, que ya completaba dos años discutiéndose tanto en la Cámara como en el Senado, busca que las administraciones municipales que no tienen centros de bienestar animal, brinden apoyo a fundaciones y refugios de animales, las cuales hacen las veces de centros de bienestar animal, ya que tienen bajo su cuidado animales rescatados y buscan la adopción de estos mismos.

“La ley también creará jornadas de adopción de animales en los diferentes municipios del país”, dijo la congresista del Partido Conservador.

“Se deberá desarrollar jornadas obligatorias de adopción y de esterilización mínimo cada tres meses, esas esterilizaciones son muy importantes para reducir la población animal callejera (…) en nuestro país tenemos alrededor de dos millones de animales y muchos refugios y fundaciones no tienen la capacidad para atenderlos”, ha manifestado el autor.

Finalmente, la ponente Andrade Serrano indicó que: “se establece que es un tema de salud pública el abandono y desatención de los animales domésticos y que tiene que haber apoyo a refugios y fundaciones legalmente constituidas para que ellos reciban estos animales, los esterilicen…”.

Reconocimientos

Miembros de colegas de las distintas bancadas, el presidente del Senado, Lidio García, felicitaron a la congresista huilense por la dedicación y esfuerzo para salvar el proyecto.

Oficina de Prensa
Senadora Esperanza Andrade